Oriundo de Buenos Aires, pero a los 19 años, en uno de sus viajes, mientras trabajaba en un campo de Cholila (Chubut), tomó contacto con la elaboración de cerveza artesanal a través de un amigo de su patrón. Algo se despertó, descubrió su pasión y empezó el camino. Elaboró su primera cerveza (que según él mismo asume: era horrible, pero tenía espíritu) y armó una proveeduría ambulante con la que recorría el camino de los 7 lagos en San Martín de los Andes vendiendo su producto.
Tiempo después logró reunir el dinero para viajar a Berlín donde se establece tres años para trabajar en distintos bares y microcervecerías y estudiar en la VLB-Tecnische Universitat, donde se recibe de Braumeister.
De vuelta en Argentina y junto a su familia en 2004 deciden abrir un brewpub en Bariloche como emprendimiento familiar, donde elaboran y venden su propia cerveza. Allí nacen los primeros estilos: Kolsch, Wheat Ale, Stout e IPA. Así tambièn se convierten en pioneros en elaborar IPA en Argentina, cuando la tendencia era elaborar cervezas más maltosas.
El éxito del brewpub hace que a los cuatro años decidan ampliar la producción, y mudan la producción a Colonía Suiza, donde actualmente se encuentra la microcervecería, en medio de un bosque nativo con el agua de deshielo más pura del planeta.